Espacios Vs Escenarios y Ambientes de Aprendizaje

Por Amalia Boccolini

Hablar de “Espacios”, no es lo mismo que hablar de “Escenarios” y menos aún hablar de “Ambientes de Aprendizaje”. Algunos autores toman estos términos como sinónimos, sin embargo, el espacio es representativo, esencialmente, de lo físico, tangible, más bien fijo, no siempre fácil de modificar.

Depende en gran parte de la institución y en menor medida del docente. (E. Meier – Propuestas de Especialización 2015 – UTN). Así es como la escuela percibe el espacio: un lugar físico que ocupan los docentes y sus estudiantes en la institución educativa.

Sin embargo, Calmels (2011) aporta una definición para reflexionar acerca del espacio, donde hace referencia a la etimología de la palabra, y expresa que espacio significa estadio o campo para correr.

De esta forma, relaciona de forma estrecha al espacio con la capacidad que poseen los cuerpos de trasladarse o de moverse, poniendo en clave de pregunta si es válido concebir el espacio como algo fijo, alejado del movimiento, y, por ende, si es correcto entender al aprendizaje alejado de la posibilidad de moverse.

Además, el autor, marca una espaciomatematicodiferencia entre lo que se concibe como “ocupar un espacio” y “habitar un espacio”. Lo primero tiene que ver con la presencia del cuerpo en un lugar, mientras que lo segundo, es algo más profundo, tiene que ver con la extensión de ese espacio a través de alguna de las manifestaciones corporales, como son la mirada, el olfato, la escucha, la actitud postural: un gesto, la proyección de una acción, la preparación de un acto.

Al hablar de espacio, y de sujetos que lo habitan, estamos haciendo lugar a la concepción de escenario: un espacio físico o virtual en el que se involucra la presencia de sujetos que se desenvuelven de forma aislada o con otros.

A diferencia del espacio, y del escenario, el “ambiente de aprendizaje” se concibe dinámico, intangible y fácil de modificar, no depende en sí de la estructura institucional, sino de las personas que lo habitan.

Crear un ambiente para aprender, depende de los sujetos. Las TIC pueden favorecer oportunidades inéditas para enriquecer los escenarios educativos posibilitando la creación de entornos de desempeño que favorezcan el desarrollo de la creatividad integrando ambientes tradicionales con otros enriquecidos tecnológicamente. (E. Meier – Propuestas de Especialización 2015 – UTN).

El término ambiente en su acepción más amplia, integra al espacio, el tiempo y lo que las personas hacemos (en y con él) desde cuatro dimensiones:

· Dimensión Física. (Qué hay y cómo se organiza.)casaicono
· Dimensión Espacio-Temporal. (Dónde y cuándo se utiliza.)alarmclock_alarm_9604
· Dimensión Funcional. (Cómo se utiliza y para/por qué.)tuercaicono
· Dimensión Relacional. (Quiénes y en qué circunstancias se relacionan.)relacionesicono

Queda claro entonces, que un ambiente de aprendizaje, es mucho más que un espacio: integra escenarios y tiempos, donde se relacionan los sujetos involucrados, más allá de sus cuerpos, desde sus percepciones, sus afectividades. Un espacio para habitar, y no sólo para ocupar, donde los sujetos pueden sentir que pertenecen y que se va transformando y reconfigurando con el accionar de sus integrantes.

transformar la escuela

Anuncios